¡Hola amigas! ¿Cómo están? Mi nombre es Ana Karen Novelo, tengo 24 años y soy Licenciada en Derecho, soy la prima favorita de Lilo y el día de hoy vengo a compartirles un poquito sobre mi experiencia utilizando la famosa “Copa Menstrual”. Espero que se encuentren muy bien y les mando un gran saludo hasta donde nos estén leyendo. 

Como les he comentado con anterioridad, el día de hoy les comentaré y contaré un poco más sobre usar una copa menstrual y es que la realidad lo que queremos que ustedes pierdan y sepan es que no deberíamos de tenerle miedo a NUESTRA MENSTRUACIÓN, a NUESTRO CUERPO y a NUESTRA SANGRE. 

Debemos de comenzar antes que nada con normalizar y hacer completamente natural el hecho de que somos mujeres y TENEMOS que sangrar, y no es asqueroso, es completamente NORMAL. El utilizar toallas higiénicas, tampones o copas menstruales no nos hacen menos o más dependiendo de cual utilicemos, al contrario, cada cuerpo es diferente y tenemos que acoplarnos a lo que nuestro cuerpo nos demuestra y nos pida. 

Mi primera recomendación y experiencia para comentarles y que es algo super importante, es acudir con un ginecologo. En lo personal siempre he creído que la salud sexual es de suma importancia y a mis 24 años de edad puedo comentarles que acudir con un ginecologo es de las mejores decisiones que podemos tomar, más que perderle miedo a nuestro cuerpo y a que alguien más nos examine o nos vea, nos informamos y sabemos cada vez más de nosotras mismas, aunque digamos “nadie me conoce mejor que yo”, a veces podemos fallar con este “dicho”, porque existen ocasiones que les aseguro que ni nosotras mismas nos conocemos al 100%. 

El acudir con un ginecólogo nos ayudará a informarnos para elegir qué copa menstrual sería la más recomendable para nosotros, debido a que cada vagina y tamaño es completamente diferente y a lo mejor la copa menstrual que a mi me quede a la perfección a mi prima le quede chica o grande… las copas vienen por marcas y es algo muy parecido al elegir ropa, puede que digan en una marca de copas menstruales  que son S.. pero en otra marca ese tamaño S es tamaño L O XL.

Una vez acudiendo al ginecólogo y después de adquirir nuestra copa menstrual, uno de los problemas más “grandes” es COLOCARNOS la copa… y si, no les mentiré, si es un poco complicado, es como poner un tampón pero con un grado de dificultad un poco más extrema, no quiero decir que sea imposible, pero la primera vez puede ser complicado y extraño y lo mismo al sacarla… Mi primera vez al utilizarlo fue muy complicado ponerla y al sacarla fue extraño, ya que sentí que no salía, pero era normal… la copa menstrual genera vacío y si me van a preguntar si me mancho de sangre al momento de colocarla y de sacarla, SI. Si nos tenemos que manchar al colocarnos nuestra copa menstrual, pero es NORMAL, es nuestra sangre y a pesar que la sociedad nos ha enseñado que es un acto “sucio” no es así, no le tengas miedo ni asco, eres mujer y es normal tener la menstruación, raro sería no tenerla…

Una diferencia que puedo comentarles y platicarles sobre este miedo o sentir que es “sucia” la sangre menstrual, es que normalmente cuando tenemos nuestra toalla higiénica o tampón durante algunas horas, estos productos están en contacto con nuestra vagina durante muchas horas y eso puede generarnos irritaciones, infecciones y mal olor, cosa que la copa menstrual no hace, ya que la sangre se queda dentro de la copa menstrual.

Llevo casi un año utilizando la copa menstrual y les comento si en ocasiones ha sido difícil para mi colocarla, pero en conclusión es una buena opción debido a muchos beneficios económicos y para cuidar el medio ambiente, sin embargo igual nos sirve para perder ese miedo y romper ese tabú que tenemos en contra de nuestra menstruación, nos ayuda a perder el asco que tenemos de nuestra propia sangre y nos ayuda a ser más responsables con nuestro cuerpo. 

La copa menstrual no tiene químicos y en lo personal desde que he comenzado a usarlas no he vuelto a tener una infección o irritación las cuales eran causadas por usar tampones o toallas higiénicas. Es muy cómodo usarlas, no las sientes y no vas a perder “tu virginidad” al usarla, debido a que esto es un mito, nuestro himen es una membrana que puede estar o no, al hablar de la virginidad hablan de “la primera vez”, debemos de comenzar a quitar el pensamiento de que tener o no tener himen te hace más virgen o no. 

Aparte de cuidar al medio ambiente, cuidas a tu flora vaginal y es por eso que yo la recomiendo demasiado. Sin embargo tambien les dire que debemos de estar consientes que SI, comprar una copa menstrual es CARO, pero te aseguro que lo que gastas en un año en tampones, toallas higiénicas o pantiprotectores, gastamos muchísimo menos al tener tu copa menstrual, la cual puede durarte hasta 8 o 10 años, obviamente cuidandola y lavandola de la manera correcta.  

¿Qué hacer con la sangre que queda en nuestra copa? Tirarla en el inodoro, es normal y simplemente hay que vaciarla en el inodoro. 

Las copas menstruales deben de ser creadas con productos que sean amigables con tu vagina y un tip.. Una copa menstrual cuesta menos de $500.00 pesos, es mejor dudar o pensarla antes de comprarla, debido a que las copas deben de estar reguladas y puede que en menor de ese precio sean chafas.

Y pues amigas, definitivamente esta temática es super largo hablar del tema, sin embargo, espero poder vernos de nuevo en otro blog y agradecerle a Lilo y al equipo de Si a Vivir No a Sobrevivir por permitirme compartirles mi experiencia en su blog, cualquier duda o información que quieran saber y pueda ayudarles, pueden dejar sus preguntas y con gusto en otro blog podemos hablar al respecto.

Les mando un gran saludo y abrazo.

Con amor, Ana.